Empleo público

Santa Cruz duplicó el empleo público en dos décadas

La celebración del Día del Trabajador muestra nuevamente el contraste entre una realidad caracterizada por severos problemas de empleo y los discursos que declaman en favor de los derechos laborales. La crisis en Santa Cruz es un testimonio aleccionador. Demuestra que la falta de empleo de calidad no se suple con generación de empleo público espurio sino que, por el contrario, el gigantismo del Estado termina asfixiando la capacidad de generación de trabajo genuino.

Empleo público provincial creció un 36% más que la población

El Estado nacional firmó con las provincias un pacto acordando reglas de austeridad fiscal. La pertinencia de la iniciativa es indudable a la luz de que el mal funcionamiento del Estado es el principal factor de cercenamiento en la capacidad de crecer y generar empleos de calidad. Sin embargo, con el argumento de que el objetivo es impulsar un ordenamiento gradual, en la práctica, se acordaron reglas inconsistentes de las que se derivan altos riesgos de fracaso. 

Se crearon 4 empleos públicos por cada 1 empleo privado

Se anunció un plan de modernización del Estado que toma como eje la capacitación de los empleados públicos. El planteo subestima la caótica conformación del sector público que se potenció en los últimos años con la masiva contratación de nuevos empleados estatales. La prioridad no es capacitar sino revisar funciones para eliminar solapamientos entre la Nación y las provincias y modificar el régimen del empleo público.

8 de cada 10 pesos de hospitales públicos son sueldos

El gobierno nacional anunció nuevas políticas para el sector salud. La promesa más ambiciosa es mejorar la atención médica a la gente que no tiene cobertura de un seguro de salud. Para alcanzar esta meta el principal desafío no pasa por aumentar la inversión sino impulsar cambios profundos en los estilos de gestión de los hospitales públicos. La clave es lograr una administración de los recursos humanos que induzca mayor dedicación y compromiso.    

Sólo la mitad de los nuevos ocupados son privados

En los últimos años la creación de empleo fue baja y muy concentrada en el sector público. Esta es una de las razones por las cuales el Estado cobra muy altos impuestos y brinda pocos servicios. La euforia por el retorno al mercado de capitales debería mesurarse de cara a la magnitud del reto que implica modernizar el sector público. De lo contrario, puede ser el principio de un nuevo proceso de endeudamiento irresponsable cuyo final sea otra crisis.  

3 veces más burocracia que en países desarrollados

En la campaña electoral fueron enfáticas las declamaciones en favor del Estado, pero escasas las propuestas para construir un sector público menos burocrático y más comprometido con el desarrollo social. Incluso uno de los rasgos más negativos que caracteriza a la actual transición política es el abuso del empleo público para favorecer a amigos, militante y familiares ante de dejar el poder. Un Estado fuerte requiere dejar de ser enquistado para satisfacer intereses privados.

Argentina es el país con más empleo público de la región

Los acontecimientos desencadenados con la muerte del fiscal Nisman testimonian el punto al que ha llegado la degradación del Estado argentino. Paradójicamente, ocurre cuando la Argentina es el país con la mayor cantidad de empleados públicos y cuyas remuneraciones son las más elevadas de la región. La explicación reside en la falta de profesionalismo, controles y transparencia que lleva a que el Estado sea apropiado y opere para intereses espurios en lugar de brindar servicios públicos de calidad a toda la sociedad.

Dos años que en la formalidad sólo se genera empleo público

A partir de la salida de la crisis del 2002 el empleo privado registrado experimentó un fuerte crecimiento. El proceso no fue sustentable porque estuvo asociado a la licuación de salario real que produjo la mega devaluación. Prueba de ello es que la generación de empleos se fue debilitando a medida que las remuneraciones recuperaron poder de compra. Actualmente, la única fuente de creación de empleo formal es el sector público. El empleo público improductivo e innecesario agrava los problemas ya que aumenta el déficit fiscal y degrada la calidad del Estado. 

Desarrollado por dotPlan