Dólar |


Dólar



La prioridad es acordar con los gobernadores no con el FMI

El dólar alcanzó un valor casi equivalente al que surgiría si todos los pesos se volcaran a comprar dólares. A semejante extremo se ha llegado debido a una profunda pérdida de confianza en la política fiscal. Para recuperar la normalidad hay que acordar una estrategia políticamente viable de reducción del déficit fiscal. (más…)

>

El Estado Nacional gasta más en intereses que en salarios

La decisión de que el Banco Central deje de financiar al Tesoro aporta institucionalidad y transparencia. Pero no resuelve el problema de fondo que es el endémico déficit fiscal. Cualquiera sea la estrategia coyuntural para controlar el dólar, el éxito queda supeditado a un plan creíble de reducción del gasto público. (más…)

>

No se necesitan más dólares sino menos gasto público

La escalada del dólar genera zozobra. El proceso no se va a detener con más ventas de dólares por parte del Banco Central. Controlar la situación requiere un plan integral y consistente de reducción del déficit fiscal. Esto debe incluir mejorar la gestión del gasto social y terminar con las inequidades en el sistema previsional. (más…)

>

Dólar sube por baja productividad no por el Banco Central

Las devaluaciones dan por finalizado el artificial aumento del poder de compra en dólares que provocó el financiamiento del déficit fiscal con endeudamiento externo. Para darle sustentabilidad a la mejora de los ingresos en dólares no se requiere mejores presidentes de Banco Central sino aumentos genuinos de productividad. (más…)

>

La reducción de gastos apenas compensa la suba de intereses

Las autoridades económicas entienden que la corrida contra el dólar es injustificada ya que el déficit primario está bajando. Sin embargo, los ahorros obtenidos apenas equivalen al aumento de intereses que genera la creciente deuda. Esto demuestra que el gradualismo tal como está planteado es inconsistente. (más…)

>

Se explicitan los costos sociales del gradualismo

La abrupta suba del dólar y la alta tasa de interés son la consecuencia de un ordenamiento demasiado gradual de las cuentas públicas. Cumpliendo con el Consenso Fiscal y adoptando reglas previsionales más justas se podría reducir más rápido el déficit fiscal evitando sus altos costos sociales y productivos. (más…)

>

El problema no es el dólar sino la inflación

La suba del dólar genera preocupación. Sin embargo, como lo demuestra la experiencia de los países vecinos es natural y necesario que el dólar suba cuando hay alta inflación. El Banco Central no va poder tranquilizarlo, si el resto del sector público no baja más rápido el gasto público.   (más…)

>

In Brazil, Chile and Uruguay the dollar is dropping

The rise of the dollar in the black market causes uncertainty and concerns. The main cause of the exchange rate instability is the accumulation of mistakes in the management of public expenditure. Redundant employment, the massive granting of pensions without contributions and subsidies to companies have generated a level of public spending that even the record tax burden is unable to finance. The deficit induces spurious emission that produces monetary inflation and leads people to buy dollars in the black market to protect their savings. With a more intelligent public expenditure management, neighboring countries have much more important concerns than the value of the dollar. 

(más…)

>

El problema no es la suba del dólar sino el déficit fiscal

Hasta hace unos meses el atraso cambiario suscitaba preocupación porque erosionaba la competitividad y alimentaba la especulación financiera. En los últimos meses las polémicas se generaron por el repunte del dólar y su posible impacto en los precios. Estas miradas contradictorias son la consecuencia de poner la atención en lo accesorio en lugar de hacerlo en lo principal, que es el equilibrio de las cuentas públicas y una mucha mejor calidad en la gestión del Estado.

(más…)

>

En Chile, Brasil y Uruguay el dólar cae

La suba del dólar paralelo genera incertidumbre y preocupación. La causa principal de la inestabilidad cambiaria es la acumulación de desaciertos en el manejo del gasto público. Empleo redundante, masivas jubilaciones sin aportes y subsidios a empresas han generaron un nivel de gasto público que ni siquiera el récord de presión tributaria imperante logra financiar. El déficit induce emisión monetaria espuria que produce inflación y lleva a la gente a comprar dólares como protección. Con un manejo más inteligente del gasto público, los países vecinos tienen preocupaciones mucho más importantes que la cotización del dólar. 

(más…)

>