Tarifas |


Tarifas



Se explicitan los costos sociales del gradualismo

La abrupta suba del dólar y la alta tasa de interés son la consecuencia de un ordenamiento demasiado gradual de las cuentas públicas. Cumpliendo con el Consenso Fiscal y adoptando reglas previsionales más justas se podría reducir más rápido el déficit fiscal evitando sus altos costos sociales y productivos. (más…)

>

Tarifa de gas subió el doble que la inflación

El sinceramiento tarifario es tan antipático como necesario. Pero la alternativa de emitir billetes para pagar subsidios es socialmente más costosa porque potencia la inflación. Una manera de morigerar los impactos negativos del sinceramiento es disminuir la carga impositiva espuria que encarece las tarifas. (más…)

>

Capital recibe 8 veces más subsidios para ómnibus que el interior

La crispación por la reducción de los subsidios en Buenos Aires es otra evidencia del centralismo prevaleciente. Es incoherente hablar de “tarifazo” cuando en el interior del país el acceso a los servicios públicos es mucho más limitado y, cuando está disponible, desde hace años que se pagan tarifas mucho más cercanas a los costos reales. El esquema de ofrecer servicios públicos casi gratis a una parte de la población a costa del esfuerzo del resto es insustentable y muy injusto.  

(más…)

>

En Buenos Aires se paga el 18% del costo de la electricidad

El gobierno anunció la actualización de las tarifas eléctricas. Se pone fin así a un mecanismo de subsidios muy perverso que desencadenó una profunda crisis energética, una regresiva redistribución de ingresos a favor de los hogares de altos ingresos y agravó la discriminación contra el interior del país. Con el reajuste, tan importante como un régimen de tarifa social para los más pobres es hacer entender al resto de la población sobre los daños que generó este esquema tan irracional.

(más…)

>

En 6 años se triplicaron los subsidios a los trenes

La tragedia de Once es un hecho previsible en el marco de las deficientes políticas públicas que se vienen aplicando. El Gobierno priorizó el congelamiento de la tarifa, para lo cual se concentró en distribuir discrecionalmente subsidios y relajó los controles. El resultado obvio es que las empresas concesionarias priorizaron congraciarse con los funcionarios que administran los subsidios y descuidaron la calidad y la seguridad de los servicios. Para no repetir errores, es imprescindible sincerar tarifas, focalizar los susidios en las familias más humildes y reconstruir el sector público para que regule y controle con profesionalidad y objetividad.

(más…)

>