De cada 3 asalariados, 1 sigue en negro. - IDESA


Informe Nº: 39412/11/2011

De cada 3 asalariados, 1 sigue en negro.

Los últimos años estuvieron marcados por un período de fuerte crecimiento económico y por una férrea voluntad fiscalizadora de la cartera laboral. Pero la reducción de empleos no registrados fue modesta. Prueba de ello es que todavía un tercio de los asalariados continúa en la informalidad. Para avanzar hacia un mercado laboral más integrado es vital sostener el crecimiento económico y la fiscalización, pero agregar una inteligente reforma laboral. De lo contrario, persistirá la alta informalidad ya que con las regulaciones actuales para las empresas pequeñas –segmento donde se concentra la no registración laboral– el cumplimiento de las normas seguirá siendo prohibitivo.

Los últimos datos oficiales señalan que en el primer trimestre del año 2011 la economía sigue creciendo a tasas muy altas, del orden del 9,9% anual. Se confirma la vigencia del ciclo de crecimiento económico, impulsado por un contexto internacional inéditamente favorable. Si bien se siguen acumulando distorsiones que alertan sobre problemas futuros (alta inflación, creciente atraso cambiario, manipulación de barreras arancelarias, expansión no sostenible de subsidios, litigiosidad previsional desbordante), desde el punto de vista del mercado laboral se trata de un contexto muy favorable.
A esto, hay que agregar como otro ingrediente del mercado de trabajo una marcada vocación de la policía del trabajo por controlar el cumplimiento de las regulaciones laborales. Crecimiento económico con fiscalizaciones son los dos elementos distintivos en los últimos años en materia laboral.
De este contexto, cabría esperar una marcada disminución de la informalidad laboral. Para evaluar la magnitud de las acciones y los resultados obtenidos es útil analizar los datos oficiales. Según el Ministerio de Economía, el Ministerio de Trabajo y el INDEC, se pueden observar las siguientes tendencias:  

  • Entre el año 2004 y el 1º trimestre del 2011, el nivel de actividad económica creció en términos reales un 65%.
  • Entre los años 2003 y el 2010, se realizaron 768 mil inspecciones laborales a empresas, o sea, prácticamente 100 mil fiscalizaciones por año.
  • Entre el año 2004 y el 1º trimestre del 2011, la tasa de empleo asalariado no registrado bajó de 48% a 34%.

Los datos oficiales muestran que las condiciones para atacar el problema de la informalidad laboral, según la visión tradicional, han sido inmejorables. La expansión de la actividad económica y las fiscalizaciones del Ministerio de Trabajo durante más de un quinquenio fueron intensas. Sin embargo, la informalidad sigue afectando a 1 de cada 3 asalariados. Si a esto se suma la inactividad laboral no deseada, el desempleo y el trabajo autónomo de baja productividad, los problemas laborales siguen siendo masivos.
Un rasgo relevante en este proceso de reducción del empleo no registrado es que el grueso de la disminución se dio hasta el año 2008. Es un periodo en que el salario real tuvo niveles muy deprimidos. La caída de los salarios reales permitió compensar transitoriamente los altos costos no salariales de la legislación laboral y la seguridad social. Pero apenas los salarios reales recuperaron los niveles previos a la devaluación, los costos no salariales de las regulaciones volvieron a actuar como promotores de informalidad.
La enorme cantidad de requisitos formales, administrativos y restricciones que se estipulan en la legislación laboral, los exagerados niveles de litigiosidad y los desproporcionadamente altos niveles de aportes y contribuciones de la seguridad social hacen que formalizar un trabajador sea una posibilidad sólo para las empresas de alta productividad y mayor tamaño. Para las pequeñas empresas, que en general se caracterizan por la fragilidad financiera y la baja capacidad administrativa, la única opción es contratar por fuera de la ley. Por eso, el 85% de los trabajadores “en negro” están en empresas con menos de 25 trabajadores.
Además de apuntalar el crecimiento económico –corrigiendo las distorsiones que se vienen acumulando en los últimos años– y de continuar con las fiscalizaciones laborales, estas evidencias señalan que es imprescindible revisar las instituciones laborales y de la seguridad social con un enfoque creativo e inteligente. Con idoneidad técnica y audacia política es factible eliminar nichos de improductividad (burocracia, litigiosidad, corrupción) y establecer instituciones laborales modernas que garanticen protección a los trabajadores en base a normas que sean accesibles a las pequeñas empresas. Usando oportuna y correctamente estas herramientas (crecimiento económico, control laboral y modernización de las instituciones) es factible reducir la informalidad laboral a niveles mínimos. Este sería un aporte decisivo para avanzar hacia la integración social.

Compartir

Relevancia en formulación, implementación y gestión de reformas en
diferentes áreas sociales desde 2004.
Enterate qué otras cosas hacemos en IDESA.