Empleo

Pequeñas empresas generan 4 de cada 5 empleos no calificados

La idea de convertir los planes asistenciales en subsidios al empleo formal es de una pertinencia implacable. Darles la oportunidad a los beneficiarios de programas  asistenciales de ser artífices de su propio progreso mediante un empleo productivo brinda altos dividendos individuales y sociales. El éxito de la iniciativa depende de generar demanda para este perfil de trabajadores. Esto sólo será posible a través de la simplificación de las regulaciones laborales para las pequeñas empresas. 

El empleo en ciudades ligadas al campo creció 4,8%

La caída del desempleo reportada en el 4° trimestre del 2016 responde a una contracción de la gente que participa del mercado laboral. Esto está asociado al desaliento que generan condiciones adversas en el mercado de trabajo. Sin embargo, hay excepciones. En las ciudades de la pampa húmeda ligadas al campo crecieron el empleo y la participación laboral. Para replicar el fenómeno en el resto del país se necesitan acuerdos políticos amplios para mejorar la gestión del Estado.

Se crearon 4 empleos públicos por cada 1 empleo privado

Se anunció un plan de modernización del Estado que toma como eje la capacitación de los empleados públicos. El planteo subestima la caótica conformación del sector público que se potenció en los últimos años con la masiva contratación de nuevos empleados estatales. La prioridad no es capacitar sino revisar funciones para eliminar solapamientos entre la Nación y las provincias y modificar el régimen del empleo público.

Se podrían evitar 24 mil embarazos adolescentes por año

Un programa de capacitación laboral en República Dominicana redujo en un 20% los nacimientos de jóvenes adolescentes. Ofreciendo oportunidades de progreso y elevando la autoestima, se mejoran las expectativas y así se evitan decisiones apresuradas respecto a la maternidad. Este es el tipo de acción con que se debería acompañar a la Asignación Universal por Hijo para que opere como una herramienta de promoción social y no se degrade al mero asistencialismo. 

Más desempleo y menos empleo que en Chile y Uruguay

Según el INDEC, la producción está estancada y los relevamientos privados señalan que está cayendo. En cualquier caso, sin crecimiento y recuperados los salarios luego de la “licuación” producida por la mega devaluación del año 2002, se agotaron las fuentes de creación de empleo sin que se hayan superado los problemas del mercado de trabajo. Esto señala la importancia de que a futuro se aplique más creatividad en la formulación de la política laboral. 

Argentina entre los países que menos empleo generó

Se consolida el aletargamiento del contexto internacional que en la década pasada fue muy favorable para América del Sur. Esto implica que se enfrentan condiciones menos propicias para el crecimiento económico y más dificultades para crear empleos. Los desafíos ahora son mayores para los países que menos aprovecharon la bonanza internacional debido a la baja calidad de sus políticas laborales. Este es el caso de la Argentina. 

Aumenta la informalidad a través del cuentapropismo

Los datos recientemente publicados por el INDEC están alertando sobre nuevas manifestaciones de problemas de empleo. Mientras cae la proporción de asalariados que trabajan “en negro”, aumenta el cuentapropismo, una forma de inserción laboral mayormente informal. De esta forma, la informalidad no se está reduciendo sino que cambia su composición. Se trata de problemas endémicos que no se revierten sólo con crecimiento económico sino que requieren de una profunda reforma de las instituciones laborales y mejoras en la calidad educativa.

3 años de estancamiento en la tasa de empleo

La información oficial del INDEC alerta sobre un creciente deterioro de los indicadores laborales. Esto no se exterioriza en un aumento de la tasa de desempleo abierto sino en una creciente proporción de personas en edad activa que deciden retirarse del mercado de trabajo. El fenómeno se explica por la falta de oportunidades laborales debido a la escasa creación de empleos de calidad. Por eso, más importante que el conflicto con los fondos “buitres” es rectificar las políticas públicas que sofocan la productividad y la generación de empleos de calidad.

Argentina duplica el empleo "en negro" que tiene Uruguay

La sanción de la ley de agravación de penas por no registración laboral y reducción de cargas sociales reconoce que los avance en formalización laboral en Argentina son tímidos. Uruguay, en cambio, logró bajar la incidencia del empleo no registrado de manera mucho más acelerada. La principal diferencia es que en Uruguay formalizarse cuesta menos y reditúa más, tanto a los trabajadores como a las empresas. 

Solo 1 de cada 4 nuevos empleos es de calidad

Ante el estancamiento en la producción, los empleos de baja calidad son el principal paliativo al que accede la gente frente a la insuficiente generación de empleos asalariados registrados en el sector privado. Esta es la consecuencia de instituciones laborales rudimentarias que basan la protección del trabajador en la agudización de los castigos a los empleadores y el abandono del rol del Estado en la construcción y administración de una efectiva red de protección social. 

Páginas

Desarrollado por dotPlan